sueloLos suelos del mundo se están deteriorando rápidamente debido a la erosión, el agotamiento de los nutrientes, la pérdida de carbono orgánico, el sellado del suelo y otras amenazas, pero esta tendencia puede revertirse siempre que los países tomen la iniciativa en la promoción de prácticas de manejo sostenible y el uso de tecnologías apropiadas, según un nuevo informe de la ONU.

El estado de los recursos de suelos en el mundo, elaborado el por Grupo técnico intergubernamental sobre los suelos de la FAO, reúne el trabajo de unos 200 científicos del suelo de 60 países. Su publicación coincide con el Día Mundial del Suelo -que se celebró 4 de diciembre- y también con la clausura del Año Internacional de los Suelos 2015 de la ONU, una iniciativa que ha servido para concienciar a nivel mundial sobre el denominado “aliado silencioso de la humanidad”.

Los suelos son de vital importancia para la producción de cultivos nutritivos y filtran y limpian decenas de miles de km3 de agua cada año. Como importante almacén de carbono, los suelos también ayudan a regular las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, siendo por lo tanto fundamentales para la regulación del clima.

Sin embargo, la conclusión arrolladora del informe es que la mayor parte de los recursos mundiales de suelos se encuentran en condición mala o muy mala y que las condiciones están empeorando en muchos más casos de los que están mejorando. En particular, el 33 por ciento de la tierra se encuentra de moderada a altamente degradada debido a la erosión, salinización, compactación, acidificación y la contaminación química de los suelos.

En el Foro El Suelo: “Recurso Natural que Alimenta al Mundo” celebrado en Tegucigalpa el pasado mes de noviembre 2015, especialistas nacionales e internacionales coincidieron en la necesidad de impulsar una estrategia común, para cuidar este recurso que cada vez se deteriora y hace perder productividad a los productores nacionales.
La iniciativa promovida por la Asociación Hondureña de la Industria de la Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (AHSAFE) a través de CROPLIFE LATÍN AMÉRICA, sirvió para reflexionar pero sin duda hay que hacer más a nivel de las autoridades de Gobierno para liderar todo un proceso de creación de una unidad especializada en proteger este recurso necesario para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de los hondureños.

Lo anterior porque mucho se dice de elevar producción y productividad a través del uso de tecnologías, pero que estas no involucran ni mencionan al recurso suelo como parte de esta estrategia, cuyos resultados nunca serán los mejores, ya que se pone atención a este recurso de vital importancia para la producción de cultivos nutritivos.
Ojala esta declaración de la ONU dejada en el 2015, al mundo deje un eco en las autoridades hondureñas y al sector productivo nacional y que permita ver al Suelo como un aliado estratégico y que nunca más los pasemos ´por alto.

Carlos Landa

No hay comentarios

Dejar una respuesta