Estabilidad económica sin crecimiento no es opción

Centroamérica experimenta una estabilidad cambiaria que data de varios años. La cuestión ahora es si tanta estabilidad está realmente ayudando al crecimiento y la generación de empleo.

Los manuales de economía dicen que el rol de un banco central es mantener la estabilidad y el valor de la moneda. El crecimiento y el empleo deberían llegar por añadidura y, en todo caso, serían otros los responsables de impulsarlo, dijo Martin Zuñiga, Director para Centroamérica y el Caribe de CropLife Latín América.

Sin embargo, hasta los países más desarrollados han roto recientemente con los manuales para impulsar el crecimiento. La Fed y sus bancos colegas de Japón y la Unión Europea, van al frente con sus políticas monetarias expansivas. Agregó que si la realidad económica actual demanda reflexión y romper los esquemas con responsabilidad, en aras del crecimiento económico, conviene preguntarse:
¿Cuánto crecimiento económico y empleo está obteniendo la región como resultado de la estabilidad cambiaria? Mi respuesta es que muy poco, como para pensar en posibilidades de desarrollo en el largo plazo.
¿De qué dependerá el crecimiento de la región en 2016?.

La ecuación es sencilla, el crecimiento económico real de la región en el 2015, fue de 4.2% (por cierto, casi un 1% menos que un año atrás), y el crecimiento neto de la población fue de 1.6% anual. Entonces, el aumento de la riqueza per-cápita apenas llega a un pobre 2.6%. Si esas tasas de crecimiento económico y poblacional se mantuvieran en el largo plazo, Centroamérica necesitaría de 30 años para duplicar la exigua riqueza que posee hoy.

Considerando que la población centroamericana bajo la línea de pobreza va desde el 20% hasta el 70%, con Costa Rica y Honduras en cada extremo; y además, los niveles de desempleo superan el 10% en casi todos los países, la pregunta es: ¿Puede esta generación esperar 30 años para apenas duplicar lo poco que se tiene hoy?
Como no se puede cambiar la tasa de crecimiento poblacional en el corto plazo, la única opción que queda para acelerar la riqueza per-cápita es apurar el crecimiento económico.

Las razones de Nicaragua para esperar crecimiento en un año electoral

Y para que Centroamérica logre dinamizar ese crecimiento, depende profundamente del sector exportador. El experto expresó que sin embargo, pese a la estabilidad del tipo de cambio real en todos los países de la región, eso no se está traduciendo en más exportaciones. Por el contrario, la tendencia en el 2015 era que las ventas al exterior disminuyeran 4% respecto al año previo.
El crecimiento económico no depende solo de las exportaciones en el largo plazo, la seguridad jurídica, los niveles de corrupción, la seguridad personal, y las políticas para la atracción de inversión, son factores que influyen. Pero, las exportaciones son el motor que empuja ese crecimiento y le inyecta el dinamismo necesario.

Mientras Colombia y Brasil empujan devaluaciones competitivas, los bancos centrales de Centroamérica se están dedicando a acumular dólares y a evitar que la moneda local se devalúe, restando con ello la capacidad del sector exportador de mejorar su posición competitiva. Panamá tiene la tarea de encontrar nuevas fuentes de crecimiento en 2016
Tal vez sea el momento de revisar la ortodoxia económica, y considerar la posibilidad de una política cambiaria diferente. Las personas en pobreza y con desempleo no pueden esperar 30 años, concluyó.

Martin Zuñiga

No hay comentarios

Dejar una respuesta