CACOHonduras fortalecerá las exportaciones de vegetales al exterior, esto con el apoyo del Programa Regional de Apoyo a la Calidad y a la Aplicación de las Medidas  Sanitarias y Fitosanitarias en Centroamérica (Pracams). 
Mediante una capacitación sobre el control y vigilancia de los residuos de plaguicidas y otros vegetales, Pracams brinda herramientas técnicas, útiles para que el país pueda llegar a elevar el estatus sanitario de sus productos.
“Nuestro objetivo es fortalecer las capacidades técnicas de los profesionales en los organismos competentes sobre criterios para el control y la vigilancia de residuos de plaguicidas contaminantes (químicos, bilógicos físicos), en cacao y otros vegetales, tomando en cuenta lo establecido en el Codex Alimentarius y las regulaciones sanitarias e importaciones de la Unión Europea”.
La capacitación se enmarca del análisis de riesgo y del sistema de vigilancia para plagas y enfermedades y ETA (Enfermedades Trasmitidas por Alimentos), dijo Cristian Camilo Diaz Merchán, consultor de Pracams y especialista en Toxicología de Colombia.
“La charla fue apoyada por el CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) y dirigida a funcionarios gubernamentales, sin embargo asistió personal del sector privado, lo cual vemos muy acertado, ya que ellos son gestores y ayudaran a la solución de problemas que pudiesen suscitarse”, expresó Diaz.
Durante 18 horas consecutivas de capacitación el personal técnico del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasa), y del Programa Nacional de Desarrollo Agroalimentario (Pronagro), de la Secretaría de Agricultura y Ganadería(SAG), y de la Asociación de Productores de Cacao de Honduras (Aprocacaho) y de Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural (Funder) compartieron con el especialista el tema de los plaguicidas.
En la misma también participó la Asociación de Productores de Sistemas Agroforestales con Cacao Orgánico-Olancho (Aprosacao) y la Asociación de Familias Agropecuarias Artesanales Intibucanas Lencas (Asofail) donde todos conocieron el enfoque en la creación o apropiación de un análisis de riesgo asociado a la presencia de residuos de plaguicidas en diferentes productos de origen vegetal.
“Durante las charlas se dieron herramientas para generar posiciones técnicas de controversia que pueden servir a la hora de resolver diferencias en cuanto a criterios de inocuidad de los alimentos cuando se pretende exportar, esto además nos permitirá conocer cual es el nivel de protección que tiene el consumidor hondureño, de los productos que se generan en el país”. Añadió el consultor Colombiano.
“Nos enfocamos en los plaguicidas, sin embargo la metodología esta diseñada para hacer utilizada para otros tipos de contaminantes, básicamente,  este tema  va a ser el fuerte que se va a manejar acá, es importante que la SAG, se apropie  de estos conocimientos para que tenga la fortaleza suficiente para el debate técnico, necesario a la hora de exportar”.
Las buenas prácticas en el uso de los plaguicidas van a redundar en un beneficio para el sector económico del país. El ciclo de capacitaciones tuvo diferentes componentes,  así como la metodología de calidad como la aplicación de las medidas sanitarias y fitosanitarias en el análisis de riesgo.
Por su Parte Juan Carlos Paguada, jefe de la Sección de Frutas y Vegetales de la División de Inocuidad de Alimentos de Senasa, manifestó que “esta capacitación se basó básicamente en el fortalecimiento de los programas de vigilancia que tiene que ver los límites máximos de residuos de plaguicidas en cacao, pero por la importancia que se tiene  a nacional se esta extrapolando al resto de los productos vegetales”.
Las autoridades de Senasa “estamos muy comprometidos con los programas de monitoreo, no solamente para los productos de exportación sino de consumo ya que es muy importante la protección  de la salud de la población a nivel nacional”.
“El análisis de riesgo nos va a determinar  a nosotros el nivel de importancia de cada uno de los productos. Esto además nos permitirá redireccionar todos aquellos programas que nos permita evitar problemas que puedan suscitarse tanto en la exportación como importación”.
La inocuidad de alimentos es un derecho adquirido por la población y por lo tanto no es negociable, los productos de exportación o de consumo deben estar libres de cualquier contaminante.
En ese sentido  Senasa esta fortalecimiento sus laboratorios nacionales de residuos, ampliando su capacidad analítica con el fin de mejorar el estatus y tener un mejor control de los productos.
 
 

No hay comentarios

Dejar una respuesta