Honduras ocupa el segundo lugar en producción de cacao a nivel centroamericano y quinto lugar a nivel mundial, sobre todo por el sabor y calidad de sus granos.

Pese a esa posición, el tema del volumen en producción de calidad sigue siendo el cuello de botella ya que  tenemos una demanda en este momento de 500 toneladas de cacao y apenas el año pasado exportamos 68, lo que indica que  hay una demanda sin cubrir.

Ante tal situación  la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola con el apoyo del Proyecto PROCACAHO han realizado investigaciones donde según Erick Durán, asistente técnico de la FHIA la calidad de este grano comienza en los viveros.

Un vivero es área específica donde se   adaptan  condiciones para producción de plantas obteniendo un espacio adecuado donde puedan producirse con condiciones óptimas, asimismo se garantiza el desarrollo adecuado de las plantas de cacao ya sea por reproducción de semilla o por injerto.

El tamaño de un vivero depende del número de plantas que se van a producir para establecer un área de cacao, así como los cuidados que este requiere como ser; riego, control de malezas, remoción de plantas, regulación de sombra, fertilización y control de plagas.

Viveros aseguran calidad de producto 

“El Proyecto PROCACAHO  tiene objetivo  mejorar la calidad de vida de los productores de las familias cacaoteras y esto se pretende lograr a través de fortalecimiento de sus organizaciones,  mejores ingresos y mejores beneficios” expresó  Erick Durán, quien además asegura que las  cooperativas velan por que  el productor establezca en su finca calidad,  que vaya a producir y al mismo tiempo  ayudan a que lo vendan a un precio justo, “Individual no lo vende igual, la cooperativa le da un valor agregado que alcance el precio justo”

Para el técnico de la FHIA esa calidad nace en los viveros y ya en la zona del Departamento de Atlántida se ha comenzado a trabajar en buscar esa clase A de grano  de cacao con la implementación de viveros.

4 son los viveros localizados, dos  en Jutiapa, dos en la comunidad de saladito uno en San Francisco de Saco.

El proyecto PROCACAHO a través de los viveros busca fortalecer las cooperativas y  generación de  ingresos a las familias cacaoteras, ya que la venta de estas plantas es una ganancia  adicional para su economía.

Asimismo Durán  comento que los socios de las diferentes cooperativas buscan aumentar su área de producción “lo que estamos intentando es que el productor tenga entre 3 o 4 manzanas, con esto agenciamos que la cooperativa tenga ingresos y  también incentivar a los productores a que su cooperativa esté produciendo plantas certificadas y de calidad”

 

Mercado seguro

“Honduras no compite por volumen con ningún país pero si se compite en calidad, tenemos clones de cacao que nos produce cacao fino, cacao de aroma”

Asimismo Erick Durán  recalcó que el mercado no es problema el problema es la calidad y la cantidad, que es por lo que se están haciendo esfuerzos entre el proyecto y el consorcio que lo conforman.

Estas acciones también  fortalecen al  comité nacional de la cadena de cacao en el cual participan actores de los eslabones productivos, procesamiento, comercialización, servicios de apoyo y sector público.

No hay comentarios

Dejar una respuesta