Cada vez son más los agricultores hondureños que deciden incursionar en el cultivo de productos orgánicos, un mercado que va creciendo a nivel internacional.

Los consumidores se han vuelto más exigentes con los estándares de calidad y la forma en que se producen los alimentos que ingieren, por lo que prefieren comprar productos que tienen sellos orgánicos.

En los últimos diez años, la cifra de productores de este tipo de frutas y hortalizas y granos pasó de 1,500 a 6, 451. Mientras, en el área de siembra se extendió de 4,400 a 31,574 hectareas.

Carlos Galo, Jefe del Departamento de Agricultura Orgánica del Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa), señaló que el año recién pasado se comercializó hacia el mercado internacional alrededor de 67,126 toneladas métricas , representando un crecimiento de 2,808 toneladas métricas más en lo registrado en el 2016 que fue de 64,318 toneladas , es decir 4.35%.

Hasta el momento, en el país se cultivan más de 17 distintos productos orgánicos, café, cacao, zabila, naranja, marañón. Cardamomo, pimienta gorda, camote, hortalizas, limón, banano, plátanos, moringa, maracuyá, piña y chile. Estos se siembran en 13 departamentos, detalló Galo.

La mayor parte de la cosecha de estos productos se exportan al mercado internacional. Con mayor incidencia en Estados Unidos, Europa, y Japón.

“Honduras prevé estos comestibles a 26 paises. Cada año incrementa el volumen de envíos y el portafolio de clientes”, manifestó el funcionario.

Por su parte, German Pérez Destephen, exministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), manifestó que una de las ventajas de sembrar estos alimentos son las ganancias que los agricultores pueden obtener, ya que el mercado internacional  paga más por los productos con este sello.

“Estos productos obtiene un sobreprecio por sus altos estándares de calidad, dijo el experto. Agregó que la demanda de estos comestibles a nivel internacional aumentó en un 20%.

No hay comentarios

Dejar una respuesta