El papel del Codex en relación con los plaguicidas

CODEX ALIMENTARIUS. La creciente demanda de alimentos ha obligado a los productores a mantener la calidad de sus ganados y cultivos de la forma más eficiente posible.

Esto puede suponer la utilización de plaguicidas. El uso de estos productos en los cultivos comporta el riesgo de exponer a los consumidores a sustancias químicas nocivas a través de los residuos que quedan tras la cría del animal o la elaboración del cultivo. La limitación de los niveles máximos de estos residuos garantiza la inocuidad de los alimentos que se consumen.

Para proteger la salud de los consumidores, la mayoría de los países han establecido por ley límites máximos de presencia de residuos de plaguicidas en los alimentos. Cuando estos límites difieren entre los distintos países pueden plantearse dificultades comerciales.

El Comité del Codex sobre Residuos de Plaguicidas (CCPR) es el encargado de establecer los límites máximos de residuos (LMR) fijados por el Codex para residuos de plaguicidas en alimentos específicos o en grupos de alimentos o piensos que circulan en el comercio internacional.

Antes de que pueda establecerse un LMR del Codex, deben realizarse evaluaciones del riesgo para la salud humana a fin de garantizar que el suministro de los alimentos sea seguro. Es responsabilidad de la Reunión Conjunta FAO/OMS sobre Residuos de Plaguicidas (JMPR) examinar la debida información toxicológica y datos obtenidos principalmente a partir de ensayos supervisados, que reflejen el uso del plaguicida aprobado de conformidad con las buenas prácticas agrícolas. La JMPR lleva a cabo evaluaciones de riesgos dietéticos y recomienda LMR específicos al Comité del Codex.

Para que una sustancia química o un producto se tomen en cuenta a efectos de su examen por parte de la JMPR, dicha sustancia o producto deben ser primero señalados por un Estado Miembro al Grupo de trabajo electrónico del CCPR sobre prioridades.

No hay comentarios

Dejar una respuesta