MiAmbiente y CVC-GOLF perpetúan y garantizan tortugas marinas

El acto simbólico de liberación de más de 40 mil tortugas Marinas (Golfinas) fue realizado por el Comité de Verificación y Control del Golfo de Fonseca (CVC-GOLF), encabezado por el Secretario de Estado de MiAmbiente+ José Antonio Galdames en el sector de El Venado, Punta Condega, Marcovia, Choluteca.

Un total de 59 mil 706 huevos fueron colectados durante el periodo del 1 de septiembre al 10 noviembre del presente año por el Proyecto Nacional de Anidamiento Semi-Artificial de Tortugas Marinas en 676 Nidos, colectados en los 5 campamentos Tortugueros en una estrecha coordinación entre la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+) y la Comisión de Verificación y Control Ambiental del Golfo de Fonseca (CVC-GOLF); de los cuales han eclosionado más de 40 mil neonatos, la tendencia es que eclosionen más de 50 mil neonatos.

El objetivo del Proyecto es proteger las poblaciones de Tortugas Marinas que llegan a desovar a las playas de anidamiento en el Golfo de Fonseca, mediante la recolección de huevos y siembra de nidos semi-artificiales, así como también el fortalecimiento institucional mediante la realización de actividades de capacitación ambiental que contribuyan a la conservación de la especie.

Con la puesta en marcha de este proyecto se han invertido un millón 650 mil 350 lempiras (L. 1,650,350.00) que beneficia directamente 150 personas como tortugueros(as) que refleja un sustento para 600 personas de forma indirecta, el proyecto cuenta con un beneficio para 750 personas de las comunidades de Punta Ratón, El Carretales, Boca de Rio viejo, Cedeño y Punta Condega, por el concepto de alimento por trabajo durante la actividad de recolección de huevos, puesto que se entregan raciones de alimento por trabajo, contribuyendo a mitigar en gran porcentaje la pobreza de esta zona.

La población costera está consciente de que el proyecto de la veda de la tortuga ha beneficiado a las comunidades, a través de la entrega de alimentos por el trabajo realizado y que el beneficio es para las mismas comunidades, ya que de esta forma se protege la tortuga en peligro de extinción, y que al conservar la especie ellos comercializan los huevos. Es importante enfatizar que la mayoría de las personas de las comunidades han trabajado en más de una veda, su experiencia contribuye en el buen manejo del proyecto de veda.

El Proyecto se ejecuta desde 1974, fue hasta el año 2015 que un mandatario hace acto de presencia, siendo el Abogado. Juan Orlando Hernández el primero y es por ello que se vuelve importante que en este año 2018 regrese a la zona para que observe y se constate como el proyecto tomó una verdadera envergadura en lo social y en lo ambiental.

Todos los años la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+) en coordinación con la SAG-DIGEPESCA, decretan 25 días consecutivos de veda, durante el mes de septiembre, amparados en el decreto ministerial 380-05 por ser este mes el de mayor arribo de Tortugas Marinas en el Golfo, de igual manera se coordina acciones con diferentes instancias como la Comisión de Verificación y Control Ambiental del Golfo de Fonseca (CVC-GOLF), sector privado (FUNDESUR, LUFUSSA, BAC-HONDURAS) 101 Brigada, CODDEFFAGOL y más pescadores de la zona que tienen como objetivo el de proteger las poblaciones de Tortugas marinas que llegan a desovar a las playas de anidamiento en el Golfo de Fonseca.

La recolección de huevos y siembra de nidos semi-artificiales, así como también el fortalecimiento institucional mediante la realización de actividades de capacitación ambiental que contribuyan a la conservación de la especie, fomentando en la población de esa zona costera, una cultura de manejo integrado y participativo de los recursos hidro-biológicos y el medio ambiente, como alternativa puntual para aumentar la afluencia turística y así mejorar sus condiciones para una vida mejor.

La tortuga Golfina, se ha convertido en un símbolo de identidad de las comunidades costeras del sur de Honduras y su protección se ha hecho indispensable para intentar revertir el proceso de extinción. Para detener esta tragedia, los habitantes de las comunidades de El Venado, Punta Ratón, Carretales, Cedeño y Boca del Río Viejo, en una faja de costa de aproximadamente 22 Kms. de playa, se realiza la operación de aseguramiento de los huevos de tortugas que llegan a desovar durante las noches.

Posteriormente los huevos recolectado se siembra en un macro-vivero artificial, los cuales pasan bajo un reporte técnico de recolección a un período de 45 días de maduración, es en esta etapa donde se presenta el mayor trabajo de supervisión para asegurar un mayor porcentaje de sobrevivencia, dado que al pasar los 45 días, los huevos empiezan a eclosionar y estos neonatos son aclimatados por un término de 48 horas con técnicas apropiadas, para posteriormente ser liberados en un ambiente muy natural y con un grado de seguridad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta