Cultivo de la Mora

Es conocida como mora de castilla o mora azul y pertenece a la familia: Rosaceae Nombre Científico: Rubus Glaucus, es la de mayor importancia comercial y la más cultivada en regiones comprendidas entre 1,200 a 3,000 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m).

La mora es originaria de las zonas altas tropicales de América principalmente en Colombia, Ecuador, Panamá, Guatemala, Honduras, México y Salvador. El género Rubus es uno de los de mayor número de especies en el reino vegetal.

La planta de mora comienza fructificar a los 6 ó 8 meses después del trasplante. Dependiendo del manejo y cuidado de la plantación, la planta presenta un período de 10 ó más años de producción, la misma que aumenta a medida que crece y avanza en edad el cultivo.

Clima 

Temperatura: clima relativamente fresco y soleado con una temperatura promedio de 25°C y una temperatura baja promedio de 16°C.  Altitud: Para un óptimo desarrollo la mora se debe cultivar entre los 1.200 y 2.000 m.s.n.m., aunque puede tolerar un amplio rango de altitudes.

Precipitación pluvial: entre 1.500 y 2.500 mm al año bien distribuidas.

Humedad relativa: del 80 al 90%.

Suelos 

La mora se desarrolla mejor en suelos franco arcillosos, de modo que permita una adecuada reserva de agua y el exceso sea evacuado fácilmente, con alto contenido de materia orgánica ricos en fósforo y potasio. Deben presentar buen drenaje tanto interno como externo, ya que es una planta altamente susceptible al encharcamiento. El PH: 5,2 y 6,7 siendo 5,7 el óptimo.

 Variedades

Existen más de 300 especies de relativa importancia y  Para Centroamérica se recomienda las siguientes variedades: Brazos,  Rosborough, Brison  y Womack  todas originarias de Texas y liberadas en 1977.

Siembra 

Al momento de la siembra el suelo debe estar completamente preparado y húmedo pero no inundado. Se deben colocar las plantas en surcos y cultivarlas  a ambos lados. Las plantas de mora se siembran a una distancia de 1.2 a 1.5 m. entre plantas  y 1.7 a 2.0 m. entre surcos y de 3 m. si se va a hacer uso de maquinaria agrícola.  La siembra se realiza en época de lluvias o solo si hay abundante riego. Las plántulas que proceden de platabandas se extraen a raíz desnuda o con pan de tierra, en este caso es necesario cubrir el pan de tierra con papel periódico durante el transporte hasta el lugar definitivo, con el propósito que no se rompan las raíces.

Control de malezas

Las malezas compiten con la mora por humedad, nutrientes y luz, son hospederos de insectos transmisores de virus e interfieren con el flujo del aire y el secado de la fruta. Las malezas se deben eliminar entre y dentro de los surcos de mora. Los rebrotes de mora y de malezas perennes deben eliminarse a mano o por medio de un deshierbe mecánico, preferiblemente con azadón rotativo o manual, cada 45 días en el invierno y una vez cada 2 o 3 meses en el verano.  Las raíces de la mora son superficiales y al desyerbar no se debe pasar el azadón para evitar daños.

Poda

Se utiliza para controlar el crecimiento vegetativo entre surcos facilitando así el acceso durante las operaciones de campo, especialmente durante la cosecha. Programar la cosecha para que coincida con las ventanas del mercado cuando se presentan los mejores precios de venta. Remover partes de plantas enfermas y ramas fructíferas que ya produjeron y producir fruta de buena calidad en vez de mucha fruta pequeña o de mala calidad.

Fertilización

 

Las aplicaciones se realizan cada cuatro meses, con el fin de que la planta reciba nutrientes regularmente, en los primeros meses se debe dotar al suelo de nitrógeno y fósforo para una buena formación de hojas, ramas y raíces. A partir del octavo mes desde el trasplante se aplica potasio conjuntamente con una segunda aplicación de los otros elementos, la implementación de elementos menores como hierro y cobre se realiza mediante aspersiones foliares. Para el abonamiento orgánico se utilizan de 3 a 5 lb, por planta asperjados en la corona aplicados durante el follaje y luego una vez por año.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta