Conadeh advierte del peligro que representa la tala ilegal, los incendios y el gorgojo descortezador

  • Entre el 2017 y el 2018, el CONADEH atendió alrededor de 150 denuncias relacionadas en su mayoría con el deterioro de los recursos forestales, problemas en la prestación del servicio de agua potable

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, advirtió hoy que la pérdida de los bosques en Honduras, derivada por el ataque del gorgojo descortezador, los incendios forestales y la tala ilegal, traen consigo la disminución y deterioro de los caudales y calidad del agua, contaminación del aire y de la tierra, situación que afecta a la población.

En el marco del Día de la Tierra, que se celebra cada 22 de abril, el Ombudsman hondureño, alertó que esos males afectan las cuencas, microcuencas y la consiguiente captación del agua para uso doméstico de los pobladores y para uso industrial.

Añadió que también perjudica la calidad de vida de los asentamientos humanos, la diversidad biológica y la flora, causando muerte, enfermedades, pérdida de empleos y la privación de alimentos.

Indicó que el agotamiento y destrucción creciente de los recursos naturales y los daños ambientales consiguientes se constituyen, cada vez más, en un serio problema para la vida digna en Honduras y en un obstáculo a las oportunidades de bienestar progresivo, para todos los habitantes

Se estima que del 2007 al 22 de abril de 2019 se han registrado más de 14,500 incendios que han afectado más de 720,000 hectáreas de bosque, principalmente entre los meses de febrero y mayo de cada año.

Solo en el 2019 se han registrado más de 650 incendios causando daños en casi 34,000 hectáreas de bosque.

Cada año, los incendios forestales constituyen un fenómeno cíclico recurrente, generador de mucha preocupación, porque además de las implicaciones económicas, repercute también en la salud humana y en las condiciones ambientales en que vive la población, impactando principalmente en la calidad de vida de los habitantes.

El impacto negativo de los incendios forestales sobre los ecosistemas, bosques, agua, aire, suelo, economía, y su contribución al cambio climático, es una amenaza constante de vulneración de derechos humanos de los habitantes, dijo el Defensor del Pueblo.

Declaró que la contaminación atmosférica constituye una amenaza para la salud de las personas, en todo el territorio nacional, al exponerlas al humo que afecta los ojos, irrita el sistema respiratorio y agrava afecciones de quienes padecen enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas.

Sostuvo que la prevención y control de los incendios son una prioridad de interés nacional que debe ser atendida por el Estado, principal responsable de proteger, respetar y promover los derechos humanos.

En lo referente a las plagas forestales, un informe del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos reveló que más de 953.000 hectáreas de bosque de pino fueron afectados en las diferentes fases, por el gorgojo descortezador, que se constituyeron en materia combustible para el aumento de la frecuencia e intensidad de los incendios forestales para este y los próximos años.

Cada año, la sequía representa daños directos a por lo menos 170,000 familias de 145 municipios en el país, lo que augura problemas de abastecimiento de agua, precarias condiciones de salud y una severa crisis alimentaria que afecta principalmente la nutrición de los niños.

El CONADEH atendió alrededor de 150 denuncias por aspectos ambientales

Entre el 2017 y el 2018, el CONADEH atendió alrededor de 150 denuncias relacionadas en su mayoría con el deterioro de los recursos forestales, problemas en la prestación del servicio de agua potable, contaminación por manejo inadecuado de desechos sólidos, contaminación de aguas superficiales por cualquier tipo de agente y afectación por desastres naturales.

La población se vio afectada por la contaminación de suelo y agua en la alteración al medio ambiente sano, por diferentes factores como son el uso (o mal uso) de agroquímicos, sustancias tóxicas, desechos peligrosos, desechos domésticos y desechos sólidos, industriales u hospitalarios.

Según el Ombudsman hondureño todos esos agentes contaminantes provocan una alteración grave para la salud y vida del ser humano.

Los departamentos donde se presentó la mayor cantidad de denuncias relacionadas con la afectación a un medio ambiente sano son Santa Bárbara, El Paraíso y Francisco Morazán.

Otro de los aspectos a los que se refirió, Herrera Cáceres, fue a la explotación ilegal de recursos naturales en Honduras que es una de las principales causas del deterioro del medio ambiente.

Recordó que el Estado hondureño tiene el deber de promover la protección, preservación y mejoramiento del medio ambiente, controlar la contaminación, eliminar o restringir los contaminantes orgánicos, combatir la desertificación, reducir el calentamiento global, la pérdida de especies y controlar los incendios forestales.

El Día de la Tierra se celebró por primera vez en 1970, dos años después se llevó a cabo la Cumbre de la Tierra en Estocolmo.

En el 2009, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decretó el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra con el fin de recordar a todo el mundo la interdependencia existente entre los seres humanos y el resto de las especies.

No hay comentarios

Dejar una respuesta